El mantenimiento de un piano es la mejor forma de asegurar que este instrumento conserve todas sus características materiales y sonoras en perfectas condiciones, ya que los pianos antiguos que han seguido un buen mantenimiento son piezas de la misma calidad, e incluso mayor, que un piano recién sacado de la tienda.

Pero son muchos los aspectos a cuidar en el mantenimiento de un piano, por lo que conviene detenerse a observarlos de cerca. En primer lugar, y más relacionado con la conservación que con el mantenimiento, debe saber que la humedad del ambiente puede afectar a la madera de la que está hecho el piano, por lo que un primer consejo es mantener su piano alejado de ventanas o paredes exteriores.

Centrándonos en el mantenimiento del piano en sí, debe entenderse que mantener las mejores condiciones es la clave para que los pianos antiguos funcionen de una forma óptima y para conseguir que uno nuevo alargue su vida útil al máximo. Por ello, debe contar con un técnico o un servicio adecuado que se encargue del mantenimiento del piano, ya que de otro modo podría estropear lo que se pretende conservar. Ahora bien, el mantenimiento de este instrumento, ya sean pianos antiguos o nuevos, se centrará en tres factores, que son los que determinan su funcionamiento y su calidad sonora. Estos son la afinación, la entonación y la regulación del sistema mecánico.

Comenzando por el sistema mecánico y el teclado, se debe prestar especial atención al recambio de piezas y al mantenimiento adecuado de otras, como teclas o acabados metálicos, ya que las pequeñas alteraciones de la mecánica del piano pueden provocar modificaciones decisivas en la sonoridad y en las ejecuciones que se pretendan realizar. En segundo lugar, y es uno de los puntos clave, hay que prestar especial atención a la afinación, proceso que debe ser llevado a cabo por profesionales y que garantiza la calidad del sonido producido por el instrumento. Se recomiendo llevar a cabo el proceso de afinado al menos dos veces al año, independientemente del uso que se dé al piano. Por último, hay que cuidar la entonación, proceso que modifica la densidad de los fieltros que recubren los martillos del piano, y de lo que depende que el timbre del piano sea perfecto.

Otro aspecto que deben ser tenido en cuenta para mantener pianos antiguos en perfectas condiciones es realizar una limpieza periódica y adecuada de todas sus partes, utilizando productos específicos para ello.