La conservación de pianos antiguos requiere de cierto esfuerzo y dedicación pero, gracias a todos los trucos que le vamos a dar, podrá mantener en perfectas condiciones su instrumento durante muchos años. Y es que hay que estar pendientes tanto de la parte exterior como de realizar el pertinente mantenimiento de la maquinaria interior para que no sufra desperfectos.

Un error que puede parecer muy evidente pero que muchas personas cometen es el de situar un objeto sobre el piano. Este fallo se hace aún más grave si es un florero o cualquier otro objeto que contenga agua ya que, seguramente, llegará el día en que se caiga o derrame. El agua no sólo estropea la madera y la pintura del exterior sino que, si llega a colarse dentro de la maquinaria, probablemente no haya ninguna solución. Y es que el líquido oxida los macillos, las bisagras y todas las demás piezas metálicas del instrumento.

Lo siguiente de lo que hay que hablar es sobre la limpieza. Por supuesto, hay que evitar el uso de cualquier tipo de producto agresivo químico agresivo, en especial aquellos que contienen amoniaco. La parte exterior de madera puede tratarse como cualquier otro mueble y pasar por su superficie un paño o una gamuza impregnada en abrillantador o un repelente del polvo. Por su parte, para limpiar el teclado, lo ideal es usar agua tibia con un poco de jabón neutro y aplicarlo con un trapo. Por último, para los herrajes, pedales, cerraduras y demás elementos metálicos, la solución perfecta es que acudas a una ferretería y consigas un bote de algún limpia-metales.

La ubicación del piano también es un factor a tener muy en cuenta ya que hay muchos factores que pueden contribuir a que se estropee prematuramente. Lo primero es evitar que la luz del sol incida directamente sobre él ya que puede estropear la madera. De la misma forma, las temperaturas muy elevadas, así como las muy frías, son muy perjudiciales para este instrumento, sobre todo cuando el ambiente está cargado de humedad. Por su parte, las corrientes de aire también pueden ser nocivas para su mantenimiento. En definitiva, lo ideal es mantener los pianos antiguos alejados de las ventanas.

El último aspecto del que vamos a hablar es del mantenimiento, para el cual es necesario contratar a un profesional. Para que suene perfectamente, lo ideal es afinarlo dos veces al año. Además, el afinador podrá decir si hay alguna pieza que se encuentre en mal estado y requiere que se cambie. De todas formas, cualquier músico puede aprender a realizar algunos sencillos ajustes él mismo.

Esperamos que todos estos consejos le sean de utilidad para que conserve su piano antiguo en condiciones óptimas todo el tiempo posible.